Reducción de mamas - Mundo Cirugía

Reducción de mamas

¿Qué es la reducción de mamas?

La reducción de mamas, técnicamente denominada mamoplastia de reducción es el procedimiento quirúrgico encaminado a reducir las glándula, el tejido graso y la piel que las envuelve, conformando unas mamas más pequeñas, más altas, más tensas y más armonizadas.

¿Para qué se realiza una reducción de mamas?

El objetivo de toda reducción de pechos es lograr reducir la talla de los senos y darle una forma bonita para que estén proporcionados con el resto del cuerpo. Los beneficios de este tratamiento son muy predecibles, y podemos asegurar que se aliviará la carga física, así como el estado emocional por tener los pechos demasiado grandes.

¿Cómo se realiza la intervención?

La intervención se realiza en quirófano, bajo anestesia general, dura entre dos y cuatro horas y suele requerir de dos a tres días de hospitalización.

De forma previa a la cirugía suele ser necesaria la realización de un estudio mamográfico que se complementará con una exploración de los pechos que efectuará el cirujano en la consulta con el fin de evaluar la forma el tamaño, y la tersura de la piel.

La técnica más común para llevar a cabo una intervención de reducción de mamas consiste en hacer una incisión en forma de ancla siguiendo la línea natural del pecho para extraer el exceso de tejido glandular, la grasa y la piel sobrantes y mover el pezón y la areola hasta su nueva posición.

Post-operatorio

Tras la operación deberás permanecer en la clínica 24 horas. A tu salida, llevarás como vendaje un sostén tipo deporte que cubrirá los apósitos. Probablemente tendrás algunos hematomas e hinchazón en la zona operada, y notarás cierta sensación de tirantez y algunas molestias al mover los brazos.
Es frecuente tener una sensación inicial de ardor en los pezones y una posterior disminución de la sensibilidad (transitoria)
Es normal que en algún momento salga un poco de líquido a través de las incisiones.
Durante el periodo de post-operatorio no podrás levantar objetos pesados, o hacer actividades deportivas extremas hasta que hayan pasado entre 3 y 4 semanas. Lo más probable es que el cirujano te recomiende ponerte un sujetador quirúrgico durante el proceso de recuperación.

Riesgos de la cirugía de reducción de mamas

Riesgos que supone cualquier cirugía. Ocurren con poca frecuencia y son los siguientes: infección, coágulos de sangre, reacción alérgica a la anestesia o a los medicamentos, sangrado durante o después de la cirugía, y riesgo muy pequeño de accidente cerebro-vascular o ataque al corazón durante la cirugía.
Modificación de la sensibilidad de los pechos. Tus pechos podrían volverse menos sensibles, o en algunos casos, más sensibles. Estos cambios pueden ser permanentes. El método de “injerto libre de pezón” elimina la sensibilidad por completo. Habla con tu cirujano si tienes alguna pregunta.
Cambios de la capacidad para amamantar. La cirugía podría afectar la lactancia. El método de “injerto libre de pezón” impide amamantar en todos los casos. Habla con tu cirujano si tienes alguna pregunta.