Operación de párpados "Blefaroplastia" - Mundo Cirugía

Operación de párpados “Blefaroplastia”

¿Qué es la blefaroplastia?

La blefaroplastia, o más conocida como cirugía de párpados, es una técnica quirúrgica de la oculoplastia que consiste en corregir el exceso de grasa, piel y músculos de los párpados superiores e inferiores. Unas características que dan una apariencia de envejecimiento y cansancio e incluso pueden llegar a afectar a la visión.

¿Para quién está indicada la blefaroplastia?

Aumento excesivo de la piel en el párpado superior que lleva a la formación de un pliegue.
En ocasiones, la piel también se estira en el párpado inferior, produciendo la formación de las antiestéticas bolsas de grasa y ojeras.
La pesadez del párpado superior puede llegar a provocar una disminución de la calidad de la visión.

¿Cómo se realiza la blefaroplastia?

Por vía externa: Una operación de este tipo consiste en la realización de un pequeño corte debajo de las pestañas por el que se extraen las bolsas de grasa. A continuación, el corte se cierra con una sutura muy fina, quedando la piel más tensa.
De forma transconjuntival o por vía interna: Método que consiste en hacer una pequeña incisión en el interior del párpado. No es necesaria sutura ni se produce ningún tipo de herida externa, puesto que la grasa se extrae a través de la mucosa interna del párpado. Para que el paciente no sufra ninguna molestia se colocan unas gotas anestésicas y, además, unas lentes de contacto especiales a modo de protección adicional. Tiene la ventaja de no dejar ningún tipo de cicatriz y no se puede cambiar la forma de los ojos, siendo el procedimiento más comúnmente utilizado especialmente en personas de más de 45 años, cuyo problema sea la acumulación de grasa.

La duración de ambas intervenciones suele ser una media hora.

Postoperatorio de la blefaroplastia

Se suele aplicar una pomada oftálmica y unos apósitos con suero fisiológico frío para reducir las molestias y la inflamación.

Los principales síntomas tras la operación de párpados suele ser el lagrimeo excesivo, la hipersensibilidad a la luz y algún cambio en la agudeza visual que remite en varios días.

El paciente puede volver a hacer vida normal en 2-3 días. No obstante, hasta dos meses transcurridos tras la operación deberá proteger su rostro con gafas de sol grandes, así como usar un fotoprotector de factor elevado.

Además, se recomienda diez días sin usar maquillaje tras la cirugía. La blefaroplastia es un tipo de cirugía cuyos resultados son duraderos y se mantienen durante años.

Beneficios de la blefaroplastia

Dejarás de lucir cansada o deprimida, ya que tendrás un nuevo respiro de vida.
Te verás más joven y más descansada, lo que te facilitará mostrar tu personalidad y actitud.
Al saber que luces vibrante y llena de vida, te sentirás de la misma forma.
Verte en el espejo ya no será una tortura, pues encontrarás el reflejo de alguien lleno de energía, feliz y listo para la vida.